miércoles, 4 de marzo de 2009

DANIEL LEZAMA (Ciudad de México, 1968)

Querido pintor (óleo sobra lienzo, 2007)
+
+

"En Daniel Lezama, la conceptualidad post-duchampiana -no se trata de conceptualismo - se disfraza en juegos cuya 'perversidad' iconográfica parece anhelar un desnudamiento, y una desviación, trans-realistas, mientras su revisitación de las raíces doradas y clásicas (en todos los sentidos) del arte moderno es marcadamente no-apropiativa: aquí la imitación no es mimesis simbolista, surrealista o minimal, -y mucho menos ideológica o 'populista'- sino camino a un ensimismamiento extremo. El momento de la pintura simula una historia, y una narración, imposibles, un tiempo vencido aunque sin resolución, y un ser necesariamente disminuído: pero la desarmada cruauté de su maestría -así como la desarmante maestría de su ternura- nos propone una nueva ética de la mirada 'immoralista.'"

Francesco Pellizzi, texto de catálogo, 2000

+
+
La estudiante disfrazada (190 x 135, óleo sobre lienzo, 2002)
+
+

..." ¿Qué pintores corresponden al árbol genealógico de Lezama? Entre otros y desde luego, Caravaggio, el creador de los grandes paisajes anímicos que inauguran y cierran etapas fundamentales, el heterodoxo que creó una ortodoxia perdurable; a momentos don Francisco de Goya, el responsable del otro siglo español poblado de monstruos y duquesas, la centuria que se localiza entre el siglo XVIII y el siglo XX; muy probablemente, o así lo percibo, Edward Hopper, el gran artista de la melancolía como el sitio de encuentro entre un personaje y el infinito pictórico de la tristeza. Hopper es la saga de la ciudad a las horas del abandono; Lezama es el recuento de la ciudad a la hora en que nadie se acuerda de la televisión (...)

En los cuadros negados a la anécdota (mujeres como naturalezas muertas, desnudos femeninos desde el asombro que profetiza autodestrucción), Lezama evidencia su proyecto: obtener, a través de la pintura, las respuestas de vida y de arte que no se detengan en la literatura, pero que usen de la literatura para interpretar las reacciones del que contempla. Esta, creo, es una de las claves: los relatos son el método para volver a la pintura, para captar la melancolía, la tristeza, el irla pasando que es el irse muriendo." (...)

Carlos Monsiváis, texto de catálogo, 2000

+
+
Chevrolet (150 x 130, óleo sobre lienzo, 2002)
+
+

..."Dotado a la vez de una conciencia ética y humanista, y de una amplia experiencia en el retrato y el estudio de la figura, Lezama logra establecer en su pintura un complejo juego de roles entre los personajes que habitan sus cuadros, aproximando el funcionamiento iconográfico de sus narrativas a la condición secreta de todos los discursos mitológicos: detrás del conjunto de las historias contadas encontramos, por una parte, la figura de la madre y el padre que se perpetúan en un hijo a su vez relevo o usurpador; por otra, aparece la pareja primordial de amantes en la danza del encuentro. Entre el amor filial preexistente y la invención del amor hacia el otro y los otros, en las imágenes de Lezama se van tramando, como en cualquier mitología, las frondas de una genealogía familiar recuperada e irradiante de sentidos." (...)

Erik Castillo, texto de catálogo, 2000

+
+

La rosa de oro (240 x 195, óleo sobre lienzo, 2000)

+

Más pinturas en: http://daniellezama.net

+