viernes, 9 de abril de 2010

ADIOS A MALCOLM MCLAREN

Malcolm McLaren
(fotografía de Jerome Schlomoff)


EL PAÍS
- Barbara Celis (Nueva York)
Malcolm McLaren, legendario manager de los Sex Pixtols y los New York Dolls y ex pareja de la diseñadora Vivian Westwood, ha fallecido en Nueva York a los 64 años víctima de un cáncer. "Llevaba enfermo una temporada y aunque había recuperado la salud, su condición empeoró muy deprisa. Ha muerto en Nueva York esta mañana. Vamos a trasladar su cuerpo a Londres y lo enterraremos en Highted Cementery" ha declarado su portavoz Les Molloy. [Algunas agencias de noticias recogen las palabras de la novia de McLaren, según la que la muerte ha tenido lugar en Suiza donde estaba ingresado debido al cáncer]

Fue abandonado por su padre a los dos años y críado en los suburbios de Londres por su abuela, Rose Corre Isaacs, una mujer de origen judío sefardí que siempre le decía de pequeño "es bueno ser malo y es malo ser bueno", una frase que sin duda le quedaría impregnada en el adn y después llevaría a la práctica en sus años punks. McLaren vio con claridad el filón popular que podía tener ese género musical que se cocinó en Nueva York en los primeros setenta con grupos como The New York Dolls pero que alcanzó su máximo apogeo con The Sex Pistols.
A la música, a través de la moda
No obstante su entrada en la música le llegó por vía de la moda. En 1971 abrió una boutique en Londres junto a su pareja de entonces Vivian Westwood que bautizó Let it Rock. Allí vendían los diseños de su atrevida compañera, que después sería esencial en la creación del look punk. En un viaje a una feria de moda conoció en Nueva York a la banda The New York Dolls se ofreció a ser su manager. Rebautizó su tienda Too Fast to Live Too Young to die y comenzaron a vestir a The New York dolls con sus diseños aunque la banda estaba casi en su último estertor y su trabajo como representante duró poco, hasta 1975.
Ese mismo año un encuentro fortuito crearía una de las alianzas más fructíferas de la música. El asistente de McLaren se encontró por la calle a John Lydon, con el pelo verde y una camiseta del grupo Pink Floyd sobre la que había escrito I hate (yo odio) y se lo llevó a la tienda de McLaren, rebautizada como SEX. Lydon por aquel entonces tenía una banda llamada The Strand. Tras conocer a McLaren, Lydon convirtió en Johnny Rotten y su grupo en The Sex Pistols. Juntos no sólo hicieron célebre la primera hornada del punk británico.
El papel de McLaren fue esencial en el éxito de esta banda que reinó en el movimiento punk británico y cuyas actuaciones siempre estuvieron rodeadas de controversia. McLaren fue precisamente el que ideó en 1977 un concierto sobre el Tamésis frente al House of Parliament coincidiendo con el jubileo de la Reina de Inglaterra y al que decidió llamar God Save the Queen . La provocación fue demasiado fuerte. Por supuesto, el barco fue ocupado por la policía y McLaren arrestado.





2 comentarios:

Francis Black dijo...

Los New York Dolls , vaya banda para mi mejores que los Sex Pistols.

ÁLEX NORTUB dijo...

La verdad es que yo siempre he sido más de los Clash que de los Sex Pistols. Los New York Dolls sí, vaya banda, y esa puesta en escena tan bizarra. Molan.