jueves, 14 de octubre de 2010

QUIERO QUE CAIGA LA NOCHE Y ENTONCES CANTAR COMO ROBERT MITCHUM





4 comentarios:

39escalones dijo...

Entiendo que cantar como en "The night of the hunter"... Porque el bueno de Mitchum, con lo duro que era el hombre, tiene editados un par de discos de calipsos; sí, sí, esa horrenda música tropical, con maracas y collares de flores alrededor del cuello mientras baila absurdamente sobre la arena de las Bahamas...
Saludos.

estibalizes dijo...

Love. Hate.

Y chiiiildren

Álex Nortub dijo...

Sí, conozco esos discos de calipso, jejeje, aunque no sólo me atrae de Mitchum la manera de cantar en esa película sino también el hecho de perseguir niños para retorcerles el pescuezo.

I love and hate the xildreeen!

estibalizes dijo...

A mi madre le gustaba Robert Mitchum. Creo que el adejtivo torvo le va bien, y eso tiene su atractivo. Miren si no a Rossy de Palma.

Claro que mi madre también estaba enamorada a viva voz -en su adolesc- de Gregory Peck. Y eso es lo contrario de torvo.

Quién entiende a las madres!

Por ejemplo, a la de esta película que nos concierne. Quién la entiende, a la madre ésa! El director de fotografía submarina sí, la entendió muy bien. Pero el resto, ni un carajo!