domingo, 15 de mayo de 2011

LOS PINTORES TAMBIÉN MUEREN (6): Kazimir Malévich

Pintura de Kazimir Malévich



15 de mayo, Kazimir Malévich (1878-1935)
En el instante en que supo que su muerte se avecinaba, Kazimir Severínovich Malévich pidió que enterrasen sus cenizas bajo la sombra de un roble. Tenía 57 años y hacía tiempo que vivía en la miseria; tras la muerte de Lenin las autoridades soviéticas decidieron relegar el arte de vanguardia y apostar por el realismo panfletario.
Durante el funeral, una minúscula comitiva acompañó en silencio al extraño ataúd suprematista en el que descansaban los restos del pintor.
Como homenaje, el ayuntamiento de Leningrado costeó su funeral.
Días después, bajo la sombra del roble donde Kazimir Severínovich Malévich fue enterrado, se erigió un cubo blanco coronado por un cuadrado negro.


Pintura de Kazimir Malévich