martes, 8 de diciembre de 2009

CIENTO QUINCE AÑOS SE ESCRIBE RÁPIDO

Elzie Crisler Segar
(1894-1938)
:
:
:

Elzie Crisler Segar fue el creador de Popeye.

Cuando escribo esto se cumplen 115 años de su nacimiento.

Sí, el Sr. Segar nació un 8 de diciembre, un 8 de diciembre de 1894 en la soleada ciudad de Santa Mónica, California. Resulta que el Sr.Segar, en su adolescencia, trabajó como proyeccionista en un cine, esto hizo que sus primeras historietas se viesen inspiradas por películas cómicas del cine mudo, especialmente las de Charles Chaplin y las de Buster Keaton. Para mí Popeye significo mucho en mi infancia, era mi héroe, el héroe por excelencia. Yo soñaba con ser como Popeye. Así que con el tiempo descubrí que el Sr. Segar había sido su creador y le admiré tanto como a su dibujo. Durante un tiempo dejé de querer ser como Popeye y deseé ser como Elzie Crisler Segar, dedicarme a dibujar, llegar a ser dibujante de cómics. Esto duró unos años pero, tras no conseguir que mis aptitudes dibujísticas progresasen adecuadamente, pronto volví a querer ser como Popeye. Hubo un tiempo (aunque de esto hace ya muchos años) en que me compré incluso una gorra de marinero y una pipa y me tatué un par de anclas en mis antebrazos y me fui, así, ataviado como el famoso marinero, a caminar por el paseo marítimo de Mataró. Tras hacer esto durante un par de meses, la gente empezó a conocerme como El Popeye de Mataró. Sí, poco a poco fui labrándome una reputación. Muchas eran las personas que, cuando me cruzaba con ellas por el paseo, me saludaban con un Hasta luego, Popeye o con un Buenas tardes, Popeye o, incluso, con un Qué tenga un buen día, Don Popeye.

Yo, como no podía ser de otra manera, con mi boca bien torcida, mientras daba unas chupadas a mi pipa, les devolvía el saludo y les regalaba la mejor de mis sonrisas.

:
:
:





Elzie Crisler Segar
con gorra y pipa





3 comentarios:

Aldabra dijo...

me encantaba el idilio que mantenía con Olivia... ¡que tiempos!

pero quien en realidad siempre quise ser fue Penélope Glamour la dama en apuros de Los autos locos.

biquiños,

carmen dijo...

¿De verdad hiciste eso? ¿Todavía tienes las anclas en los antebrazos?
Menos mal que no admirabas al monstruo de Frankenstein.
A mi también me gusta Popeye y como dice el coment de arriba su muy pero que muy original idilio con la desgarbada de Oliva.
Saludicos.

ÁLEX NORTUB dijo...

1) Ah, sí, Aldabra, la tensión con Olivia era fascinante. Biquiños.

2) Claro que lo hice, Carmen. Era joven y alocado, pero tampoco tanto, los tatuajes eran lavables. Saludicos.