miércoles, 3 de marzo de 2010

DUBLINESCA

Dublinesca
Enrique Vila-Matas, Seix Barral, 2010

.
.
.

Sabemos que Dublinesca es el título del nuevo libro de Enrique Vila-Matas.
Sabemos que falta muy poco para que llegue a las librerías.
Sabemos que la fecha de lanzamiento es el 16 de marzo.
Sabemos que el título está inspirado en un poema de Philip Larkin sobre la muerte de una prostituta.
Sabemos que el libro nos cuenta la historia de un hombre que viaja a Dublín.
Sabemos que viaja hasta allí tras tener un sueño.
Sabemos que no es un sueño cualquiera.
Sabemos que es un sueño premonitorio y apocalíptico que transcurre en la capital de Irlanda.
Sabemos que el hombre que tiene ese sueño responde al nombre de Samuel Riba.
Sabemos que se considera el último editor literario.
Sabemos que se siente hundido desde que se retiró.
Sabemos que convence a unos amigos para realizar ese viaje y acudir al Bloomsday.
Sabemos que Samuel Riba oculta a sus compañeros dos cosas que le obsesionan.
Sabemos que una de las cosas que le obsesionan es saber si existe el escritor genial que no supo descubrir cuando era editor.
Sabemos que la otra cosa que le obsesiona es el hecho de celebrar un funeral por la era de la imprenta.
Sabemos que en el libro hay un diálogo que dice así:
—¿Sueña usted a menudo? —le preguntó Judith.
—Casi nunca soñamos ya —dijo John Ford—. Y si lo hacemos se nos olvida. Como hablamos de todo, no nos queda nada para soñar.
Sabemos que el 17 de marzo (St. Patrick´s Day) Enrique Vila-Matas estará en Madrid charlando sobre el libro con el escritor Ray Loriga, concretamente en la Biblioteca Histórica del Marqués de Valdecilla.
Sabemos que el escritor, en una entrevista para el periódico El Mundo, dijo esto: quizás es la primera vez en que una de mis novelas está calculada para que tenga una gran diversidad de lecturas; aspira a dar mucha libertad al lector. Me gustaría que sus tramas internas permanecieran ocultas hasta el mes de marzo, aunque creo que jamás sabré contarla ni siquiera yo mismo: para mí es la típica historia que sólo se puede conocer una vez la has leído.
Sabemos poco sobre Dublinesca, y esto hace que queramos saber mucho más. Contamos los días. Los tachamos en el calendario que cuelga de la pared de la cocina. Mientras el café da vueltas en el microondas. A la espera. Así estamos. Los dos. Expectantes ante la espesa niebla que conforma lo desconocido, lo que todavía no sabemos.
.
.
.


Enrique Vila-Matas en Dublín.
21 de junio de 2009, Bloomsday.

(fotografías tomadas de su página web: www.enriquevilamatas.com)


9 comentarios:

carmen dijo...

A partir de ahora te voy a llamar
"El hombre que sabía demasiado"...
Es la primera vez que tengo tan buena y amplia información de un libro, por salir, sin moverme de la silla.
Este seguro que estará en tu próxima" Gran mesita de noche", A VER SI LA DEDICATORIA ES AUTÉNTICA.........
Saludicos.

JARDÍN DE ESTATUAS SIN OJOS dijo...

Nos queda por saber todo lo que no sabemos. Habrá que leerlo entre líneas. Ya queda menos...
Gracias por tanta expectativa compartida.
Saludos.
Elisa.

Qualunque dijo...

"...Necesita respirar, buscar lo extranjero, huir de lo familiar. Para él, lo inglés es el inicio de la diferencia, de lo exótico. Y sabe que sólo lo ajeno a su mundo familiar, sólo lo extranjero, será capaz de atraerle en alguna dirección apasionante. Se da cuenta de que necesita aventurarse en geografías donde reine la extrañeza y también el misterio y la alegría que rodea lo nuevo: volver a ver con entusiasmo el mundo, como si lo estuviera contemplando por primera vez..."

Para mí VM es viaje, físico y literario.

Pues eso, tachando los días del calendario...

ÁLEX NORTUB dijo...

Veo que la expectación es mutua, queridos huespedes.

39escalones dijo...

Sé yo de uno que esto así, a priori, le va a encantar. Bueno, no uno, sino por lo menos dos...
Saludos.

Anónimo dijo...

http://satamalive.blogspot.com/2010/03/esperando-dublinesca.html

Innisfree dijo...

Muy interesante. Ya le venía siguiendo la pista a lo último de Vilá-Matas desde que supe que tenía sabor irlandés.
Espero con ansiedad tener el libro entre manos... Cuento los días que faltan. ;)
Saludos,
Chesús

ÁLEX NORTUB dijo...

1) Me alegro, Alfredo. Hay que ir calentando motores.

2) Gracias, Anónimo, por el enlace.
Lo he visto y tengo que decirle, desde aquí, a Dora, que me alegro de que me diga que ya ha leído el libro y que está a la altura. Esto hace que mi expectación aumente.

3)Pues sí, Chesus, comprendo tu interés por Dublinesca teniendo tú un blog tan irlandés que, por cierto, aparece en la lista de blogs de Vila-Matas.

Seguimos a la espera.
Abrazos.

entrenomadas dijo...

¿He leído Dyblinesca!

Todos los años voy a Irlanda. Llego allí y se me riza el pelo, me salen pecas y me pongo a bailar como si llevara un palo atado a la espalda. Y además hablo gaélico en la intimidad de los pubs. Vamos que doy iris a tiempo completo. Lo único que no me gusta es la sopa de Belfas. No eso no.

A ver ese libro de Vilá-Matas, a ver...

K,


Marta