jueves, 11 de noviembre de 2010

UNA MESA CIRCULAR PARA VOLVER AL REDIL (o como afrontar una ruleta rusa)

(Fotografía dedicada a Francis Black y Viktor Kaplan)



Y también esta impresionante Russian Roulette de Pascal Comelade y la Bel Canto Orquestra:

6 comentarios:

39escalones dijo...

Ya sabía yo que una mesa más grande era únicamente cuestión de tiempo... Lo malo (bueno) es que el espacio de más también lo llenarás...
Saludos.

Francis Black dijo...

En verano vi a Comelade en acción con una banda increible :

Pascal Comelade i l’Orfeó Metropolità de Sant Roc Conductor presenten Riffifí

ÁLEX NORTUB dijo...

39, tengo que construir una gran mesita de noche a mi medida, es cierto, se me quedaba pequeña. Pero me llevará tiempo.

Francis, viste a Comelade en las fiestas de Gracia? en agosto? Yo estuve allí! Fue buenísimo el concierto!

Francis Black dijo...

Si estaba en la plaça Rovira en las siempre mal criticadas fiestas de Gracia, la gente va a lo que no hay que ir, pero ese concierto y el de Sabor de Gracia (homenaje al Gato Pérez) fueron una pasada. En el de Comelade tenía a Cassases a cinco metros y a Pau Riba a cuatro entre el público y en el de Sabor de Gracia a toda la plaça del raspall.

viktor kaplan dijo...

ya puestos podríamos construir un kaiserpanorama, me haría mucha ilusión. aunque no tengo ni idea de cómo hacerlo. me lo imagino redondo, tipo la atracción de los 400 golpes, pero en madera y con austrohúngaros algo serios. ¡hay madera, herramientas e ilusión! por cierto, hay también una grieta en el hemisferio sur.

qué alegría, amigos. ahora me ha venido a la cabeza un ídolo de mi juventud otoño-invernal: el gran ingemar stenmark.

salud!

vk

viktor kaplan dijo...

la decoración de la plaza rovira era especialmente bonita, francis, se estaba muy bien allí. las cosas buenas tienen la capacidad de transformarlo todo y dejar una impresión duradera muy agradable. la tarde que descubrí aquello ho había casi nadie, sólo los vecinos sentados en las sillas plegables de madera. descubrí mi bar ideal. luego desapareció, pero entonces parecía siempre haber estado allí.