viernes, 23 de enero de 2009

De blog en blog


Dibujo de Serge Clerc

.

.

Hay temporadas en las que penetro en blogs y los escudriño de arriba a bajo porque logran hipnotizarme de una manera difícilmente explicable con meras palabras. Así que hoy mencionaré con brevedad alguno de esos blogs que, en los últimos días, he estado diseccionando con ardor, entusiasmo y cierto frenesí.


.


1) Hay en mi barrio una frutería llamada Estíbaliz, así que cuando voy a comprar fruta, incluso cuando compro verduras, ya sean puerros, pimientos o calabacines, pienso en Estíbaliz Espinosa y en sus blogs. Sobre todo en el que he estado visitando estos días, su blog en castellano (tiene otro en gallego pero, como yo desconozco esta lengua, a menudo hay cosas que no entiendo). De esta manera, mientras mordía una manzana, me adentré en este blog de Estíbaliz Espinosa, y disfruté mucho haciéndolo y la manzana fue adquiriendo más sabor y se fue haciendo más y más sabrosa a medida que investigaba su blog, en el que esta frase nos da la bienvenida: abra la cápsula, por favor.



Pinche sobre esta fotografía y será teletransportado al blog de Estíbaliz Espinosa.


.

2) También he descubierto, pues se ha hecho seguidor de mi blog recientemente, un blog raro donde los haya, llamado Anti-enciclopedia, de Nestor Aulengo Fernández. Un lugar extraño en el que las entradas aparecen el día uno de cada mes, con imágenes de alguna antigua enciclopedia y textos que las acompañan. Un lugar digno de ser conocido por quien no lo conozca y no sienta temor alguno hacia lo desconocido.




Pinche sobre este armiño y será teletransportado al blog ANTI-ENCICLOPEDIA


.

3) Y por último, hablar del blog Mais il faut travailler. Que no sé quién lo perpetra, porque no hay ningún nombre a la vista, pero, sea quien sea, no cabe duda de que es una persona que tiene buen gusto, un gusto exquisito diría yo. Y bueno, llamarlo blog tal vez no sea suficiente, ya que posee varios habitáculos (blog, biblioteca, fuera de sitio), tan interesantes como inquietantes, en los que se nos ofrecen suculentos textos, fotografías y videos (Hay un video de 75 minutos de duración, una charla con Enrique Vila-Matas, que les recomiendo que vean si disponen de 75 minutos libres en algún momento de sus vidas, está en fuera de sitio). Además, en su presentación, Mais il faut travailler comienza con esta frase: En la vida real estoy muerto. Y como hace bien poco que yo me he convertido en fantasma, pues que quieren que les diga, pues eso, que me siento identificado con su espiritu del más allá.





Pinche sobre esta fotografía de Robert Frank y será teletransportado al blog Mais il faut travailler.

.

.

.

GRACIAS POR SUS VISITAS, ENCANTADO DE SERVIRLES

.


7 comentarios:

carmen dijo...

si

carmen dijo...

Gracias por compartir con tus huéspedes esos estupendos blogs,desde que eres "fantasma" casi casi más.Un abrazo de una viajera de paso....pero todos los días

El fantasma de Álex Nortub dijo...

Gracias a tí, viajera de paso, por viajar y pasar por aquí. Un abrazo.

Mais il faut travailler dijo...

¡Por todos los druídas druídicos, amigo, ese es usted o yo cerca de ese autobús!

Muchas gracias por sus palabras, intento yo verlo desde fuera pero aún no lo consigo. Es cierto que en la vida real estoy muerto, es realmente divertido estar muerto. Y sí, tiene usted razón, el vídeo de V-M & CO. es esencialmente divertido y muy bueno. Además sale Salinger y otro autobús de dos pisos. Un placer.

Ahora desaparezco.

Dos saludos.

Mais il faut travailler dijo...

Aparezco de nuevo para añadir lo siguiente, pues la cosa es mútua, y como dicen que dijo el señor Henri, ésta es la primera cuestión, y por tanto la cuestión fundacional: si la naranja naciera en un árbol llamado manzano, ¿habría que llamar manzana a la naranja o naranjo al manzano?

El fantasma de Álex Nortub dijo...

Buena pregunta, muy buena pregunta. La gran pregunta, diría yo si me apuran. Pero como no me apuran, no diré más.

Platacotón dijo...

Yo te apuraría, con permiso, fantasma de A.N., aunque no hace falta que me hagas caso. Es que oooh, me encanta ese dilema. Qué tal un jugueteo con las palabras?
Naranzana, manzaranja.

Me he puesto a pensar en cuántos árboles no comparten el nombre con sus frutos, y me sale uno, por veinticinco pesetas: Encina/bellota.