miércoles, 5 de noviembre de 2008

Un viaje pendiente


A. Gardner: Lincoln en el campo de batalla de Antietam, 1862.

:

:

:

:

:

No he estado nunca en los Estados Unidos de América. No porque no me apetezca viajar a los Estados Unidos de América. Sino tan sólo porque no se han dado, hasta el momento, en mi vida, las circunstancias apropiadas para visitar los Estados Unidos de América. Miento. Una vez estuve a puntito de hacer ese viaje. Un amigo pasó un año en Nueva York con una beca. Me insistió para que le visitase. Tendría alojamiento gratuito y él haría de guía por la Gran Manzana. Pero al final, no recuerdo por qué, quizá simplemente por pura pereza, no crucé el charco. La cosa es que, recientemente, desde que regento este hotel junto a la vía, muchos son los huéspedes que me hablan maravillas de los Estados Unidos de América. Sobre todo me comentan que vas por la calle y ves escenas que bien podrían haber sido pintadas por Edward Hopper. Que a veces hasta parece que estés metido en uno de sus cuadros. Y creo que eso es lo que más me agradaría de viajar a los Estados Unidos de América. Verme envuelto en una escena hopperiana. Convertirme en uno de sus personajes. Sentado al sol. Comprobando como esa luz sedosa de las pinturas de Hopper envuelve mi cuerpo y transforma mi sombra en un velo caído a mis pies. Sentado al sol. Sentado al sol mirando al infinito en los Estados Unidos de América.

Pero, si viajase hasta allí y todo esto no fuese posible, me gustaría, por lo menos, verme envuelto en un cuadro de Robert Bechtle.




Tres pinturas de Robert Bechtle:















3 comentarios:

entrenomadas dijo...

Yo que viví dos años allí tengo una visión menos romántica del país. Viví como una más, no como turista y las cosas así son distintas.
Para empezar es un país enorme que nunca te da tiempo a ver y a entender, pero sin duda hay cosas estupendas y curiosamente allí descubrí las estaciones, la belleza de la primavera y el otoño. Algo que donde vivo no hay forma de ver.

Hay rincones preciosos y gente estupenda. Estoy segura que te gustaría Chicago, una ciudad que adoro. Te veo visitando galerías y museos sin cesar.

Bellísima foto y excelentes cuadros las de hoy.

Kisses

Alex Nortub dijo...

Pues sí, me veo visitando galerías y museos sin cesar, a diestro y siniestro.

Kisses.

39escalones dijo...

Mi sensación (creo, ya que tampoco he cruzado el charco) sería la de visitar un enorme plató en el que viven cientos de millones de personas. Al fin y al cabo la mayor parte del cine norteamericano (al menos el que puede recibir este nombre) se nutre de las composiciones de Hopper y compañía para sus puestas en escena. Quizá sea el país que más gente conoce (mejor dicho, cree conocer) sin haber estado nunca allí. El poder del cine. Heredado de Hopper, of course.
Saludos.