viernes, 24 de octubre de 2008

Dos poemas


Dos poemas de mi primer y único "seguidor" hasta el momento, Enrique Ortiz,

de su libro Extraño Abordaje (Rialp. Adonais. Madrid. 1993)




El abrigo que te acoraza

hasta la médula

alza un país lejano de fronteras

sin tierra

donde caminas

y tejes

la distancia que impone el miedo

terrible hermano

eterna arruga hombre desgastado

que vaciaste bolsillos frente al mar

doliente

de la herida primera triste cumbre

sin nombres que te cerca la mirada

de escombros.



(Pintura de Caspar David Friedrich)


Y tú allí sustraída

balcón que tiende marzo hacia la noche

contemplando la enredadera

del mar profundo abajo

mientras respiras el secreto

de espuma y sal

primeros enviados de la ola

que lo contiene

y miras

y es tan pequeño y tan sencillo

después de todo el mar inmenso

que podría alojarse

en una sola caracola

y tu mujer y la terraza

y el cielo oscuro y marzo

que avanza

todo simple pequeño tan sencillo

como esa desgastada

rebeca que cubre tus hombros.



3 comentarios:

entrenomadas dijo...

Son dos poemas extraordinarios. Hace poco leí un post suyo que me pareció bellísimo.

El cuadro se ajusta al texto como un guante.

Un kiss,

Marta


.

Apostillas literarias dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
entrenomadas dijo...

Alex, tengo una duda. He encontrado en la página de Rob Gonsales este cuadro atribuido a él. En realidad es cierto que algo de realismo mágico tiene, pero no acaba de ser su estilo.
Sigo investigando.

Marta